Seguidores

jueves, 21 de enero de 2016

FRASE DEL KYBALIÓN

JEROGLÍFICOS DE 5.000 AÑOS DE ANTIGÜEDAD REESCRIBEN LA HISTORIA DE LOS PRIMEROS FARAONES EGIPCIOS

Cerca de 60 dibujos grabados en la piedra e inscripciones jeroglíficas con una antigüedad de 5.000 años han sido descubiertos en Wadi Ameyra, en el desierto del Sinaí. De acuerdo a los arqueólogos, fueron creados por expediciones de minería enviadas allí por los primeros faraones del Antiguo Egipto, de quienes revela detalles hasta ahora desconocidos.

El sitio de Wadi Ameyra fue descubierto en 2012, no obstante, los hallazgos fueron reportados recientemente en el libro 'La Zone Minière Pharaonique du Sud-Sinaï II' (Institut Français d'Archéologie Orientale, 2015).
El sitio de Wadi Ameyra fue descubierto en 2012, no obstante, los hallazgos fueron reportados recientemente en el libro ‘La Zone Minière Pharaonique du Sud-Sinaï II’ (Institut Français d’Archéologie Orientale, 2015).


 Una de las inscripciones habla sobre la reina llamada Neith-Hotep, co-fundadora de la Dinastía I, quien gobernó Egipto como regente del joven faraón Djer. Los investigadores estiman que los grabados más ancestrales alcanzan una edad de 5.200 años mientras que los más «recientes» tienen 4.800 años y nombran al faraón Nebra, el segundo faraón de la Dinastía II de Egipto. «Las inscripciones eran probablemente una forma del Estado Egipcio de proclamar su posesión sobre el área», dijo Pierre Tallet, profesor de la Université Paris-Sorbonne al portal Live Science; y añadió que el objetivo de las antiguas expediciones autoras de las mismas era la minería del cobre y la turquesa. Sin embargo, en algún momento durante el reinado de Nebra, la ruta de las expediciones cambió y Wadi Ameyra dejó de ser uno de sus destinos. 

Una gobernante mujer 

Las inscripciones muestran que la reina Neith-Hotep se erigió como gobernante hace cerca de 5.000 años atrás, milenios antes que las famosas Hatshepsut o Cleopatra.

Ficha con el nombre de Neith-Hotep, Naqada, circa 3100 a.C. (Museo Británico).
Ficha con el nombre de Neith-Hotep, Naqada, circa 3100 a.C. (Museo Británico).

 Si bien los egiptólogos sabían de la existencia de Neith-Hotep, hasta ahora suponían que estuvo casada por el faraón Narmer. Pero este nuevo hallazgo obligará a reescribir su historia. «Las inscripciones demuestran que ella no fue la esposa de Narmer, sino una reina regente al inicio del mandato de Djer», afirma Tallet. 

Los «Muros Blancos» 

Otra de las inscripciones en Wadi Ameyra hace mención de Memfis, la ancestral capital de Egipto, a la cual ya le otorga el apodo de «los Muros Blancos». «Los antiguos escritores griegos y romanos dejaron registrado que Memfis fue construida por el mítico rey Menes, a quien los egiptólogos consideran un personaje histórico real bajo el nombre de Narmer», explica Tallet. Ahora, los grabados encontrados ponen de manifiesto que Memfis de hecho existió ANTES que Narmer siquiera naciera. «Una de las inscripciones en Wadi Ameyra menciona a esta ciudad como ‘los Muros Blancos’, y la asocia a los tiempos de un tal Iry-Hor, un rey que gobernó Egipto por dos generaciones antes que Narmer», señala el profesor. «Lo increíble es que esto prueba que la ancestral capital estaba consolidada durante los tiempos de Iry-Hor y probablemente fue construida antes de su reinado». 

Botes arcaicos

 Entre los muchos dibujos descubiertos en la roca, existen varios que ilustran botes. En tres de estas embarcaciones los arqueólogos encontraron el serekh real, un símbolo jeroglífico de forma rectangular en el cual se inscribía el nombre de Horus de los primeros reyes del Antiguo Egipto. En este caso, el serekh luce «como si fuera una cabina dentro de los botes».
 
Una imagen que representa un bote junto con una selección de animales.

Una imagen que representa un bote junto con una selección de animales. 

«En tiempos posteriores, la práctica de enterrar botes al lado de las pirámides, incluyendo las de Guiza, se volvió algo habitual. El diseño de los botes coincide con aquellos retratados en Wadi Ameyra y son realmente arcaicos», añade Tallet.

FUENTE: MYSTERYPLANET

DESPUÉS DE 30 AÑOS CONGELADO, LOS CIENTÍFICOS LOGRARON REVIVIR UN MICROSCÓPICO OSO DE AGUA


La idea de la criogenia ha inspirado toda clase de mitos e historias, sin embargo, todavía estamos lejos de alcanzar el punto en que podamos congelar cuerpos humanos para revivirlos más adelante.

La criogenia con humanos está lejos, sí, pero con otros animales la historia es muy diferente. Algunos organismos pueden entrar en un estado de dormanciaante situaciones ambientales adversas que les permite, en teoría, ser congelados y revivir años después.

«En teoría», pero no tan en teoría, porque se han realizado varios experimentosde este tipo con estos organismos. El más reciente de ellos involucró a unos animalitos microscópicos apodados osos de agua. ¿Quieres saber de qué se trata? Sigue leyendo.

Pequeñas estrellas


Si te dijera que un organismo microscópico logró hacerse un pequeño lugar entre las populares mascotas de la Internet probablemente no me creerías, pero, si miras este gif, quizás comiences a entender por qué es posible.

Con sus pequeñas manitos y sus ocho patas rechonchas los tardígrados, más conocidos como osos de agua, resultan simplemente adorables, algo nada común en el mundo microscópico. Esto les ganó una cierta notoriedad en la Internet, la cual fue alimentada por noticias como el hecho de que son capaces de vivir en el espacio o que producen una especie de vidrio ecológico cuando se disecan.
Ver también: «
El oso de agua, el animal capaz de vivir en el espacio que viste en Cosmos»
Una aventura congelada



Si todo lo anterior no te había convencido de lo interesantes que son estos animalitos, esta noticia seguro lo hará. Un grupo de científicos informó haber logrado revivir exitosamente dos espécimenes adultos de osos de agua junto con un huevo de estos organismos tras 30 años de congelados.

Desafortunadamente, uno de los dos ejemplares adultos murió poco tiempo después de despertarse ya que no estaba comiendo como debería. El otro, sin embargo, no solo revivió exitosamente sino que pudo reproducirse y dar lugar a 14 crías, algo totalmente inédito.

Aunque ya se habían revivido ejemplares de otros animales tras períodos más prolongados, el récord hasta el momento para los osos de agua era de 9 años. Pero lo más increíble de esto es que los órganos reproductivos de este ejemplar se hayan mantenido intactos. Lo mismo sucedió con el huevo congelado, del cual nació un tercer ejemplar de oso de agua que, a su vez, puso huevos que resultaron en más espécimenes saludables.

El siguiente paso para los expertos será analizar qué sucede en el cuerpo de uno de estos organismos los días posteriores a ser «descongelados». Seguramente estas investigaciones arrojarán resultados muy interesantes, ¿no lo crees?

FUENTE: BATANGA